Entrevista a Federico Giudice, COO de Cima Luxury

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Cima Luxury, empresa de alquiler vehículos de lujo con conductor, y con sede en Roma (Italia), lleva más de sesenta años realizando este tipo de servicios, y por el asiento de sus coches han pasado algunos de los líderes mundiales más importantes de las últimas décadas.

Aunque se encuentren en Roma, ubicados precisamente en el lujoso Waldorf Astoria Rome Cavalieri, ofrecen servicio en todo el territorio italiano e, incluso, fuera del mismo. De hecho, hace aproximadamente un año y medio, Cima Luxury absorbió la parte italiana de Elite Ret-a-car, convirtiéndose en la empresa de vehículos con conductor más importante de Italia, a la par que aumentaron su presencia a nivel internacional.

P: ¿Cuál es vuestra experiencia trabajando con delegaciones gubernamentales e institucionales?

R: Trabajar con este tipo de clientes, en un principio, no es sencillo, ya que requieren de una atención muy particular por nuestra parte, así como una dedicación exclusiva. Ello no es problema, ya que este tipo de servicios siempre brindan una gran experiencia, así como importantes beneficios y un buen repertorio de anécdotas.

En nuestro caso, Cima Luxury suele realizar una monitorización desde que la Delegación solicita el servicio hasta el final del mismo. Esto no se traduce, únicamente, en la prestación del servicio, sino que estamos desde ese momento a su disposición para cualquier cosa que necesiten. Por ejemplo, coordinamos el viaje de avanzada y la site inspection de vehículos, instalaciones, etc.

Durante el viaje, prestamos máxima atención a cada detalle del servicio, ya que suelen existir constantes cambios de última hora como, por ejemplo, el número total de clientes, número de vehículos o itinerarios, entre otros aspectos. Esto exige que estemos preparados para cualquier necesidad que el cliente pueda tener y no estuviese inicialmente contemplada.

P: Dado que Cima Luxury es, en la actualidad, la empresa de vehículos de lujo con conductor más importante de Italia, estamos seguros de que tenéis una buena batería de anécdotas en vuestro haber. Desde el más absoluto anonimato, ¿alguna que destacarías especialmente?

R: En un servicio para una figura gubernamental de gran relevancia internacional, yo mismo me encargaba personalmente de monitorizar y gestionar todo el servicio. Se trataba de un servicio de una semana, las 24 horas del día.

Todas las noches, el contacto de referencia de la Delegación contactaba conmigo cuando la mayor parte de los miembros de la Delegación no iban a necesitar más los vehículos, lo que permitía a una gran parte de la plantilla, yo incluido, terminar la jornada y descansar.

Una noche estaba demorándose más de lo habitual y, tanto los conductores como yo, no entendíamos qué estaba sucediendo, ya que llevábamos un buen rato esperando en el parking, dentro de los coches, sabiendo que la mayor parte del servicio debería haber concluido. Con objeto de saber si precisaban de la totalidad de vehículos, intenté ponerme en contacto varias veces con la persona de referencia, pero fue imposible. Ello hizo que pasásemos un gran número de hora dentro de los vehículos.

Al final resultó que la persona de referencia, por asuntos ajenos a él, no pudo avisarnos y se fue a dormir, avisándonos de ello a la mañana siguiente cuando debíamos comenzar con el siguiente servicio. Por suerte, prevemos este tipo de situaciones, y redoblamos la plantilla cuando se trata de servicios de este calado.

Este tipo de situaciones no son las más habituales, pero son algunas de las que ocurren en estos servicios, sobre todo porque llevan aparejados un gran número de cambios. Por ello, es necesaria tanto la especialización como la profesionalización de todos los agentes intervinientes en los viajes gubernamentales, puesto que gran parte de estas operativas podrían agilizarse.

No obstante, al margen de este tipo de contadas situaciones, a nosotros nos encanta trabajar con estas delegaciones. Se trata de un sector increíblemente interesante y lleno de incentivos. Entre otros muchos aspectos, no existe la estacionalidad, lo que hace que se trabaje con gobiernos de forma muy frecuente. Por otro lado, se trata de un sector tremendamente rentable, ya que los servicios se pagan en tiempo y forma. Y, por último, y no menos importante, te obligan de forma indirecta a mejorar tanto a nivel empresarial como laboral, ya que este tipo de delegaciones demandan profesionales altamente cualificados. Por lo que, al menos en el caso de Cima Luxury, trabajar con delegaciones de gobiernos e instituciones un estímulo constante.

P: Todos somos conscientes de cómo la pandemia por COVID-19 ha azotado a la totalidad del mundo, a todos los efectos. Una de las industrias más afectadas ha sido, precisamente, la del Turismo. En el caso de Cima Luxury, ¿cómo habéis afrontado estos dos años tan complicados?

R: Como todos sabemos, por desgracia, nuestro sector ha sido duramente golpeando durante los meses más duros de la pandemia. Ha sido duro resistir con poco margen de maniobra para cambiar la situación.

Sin embargo, armándonos de paciencia, confianza y dedicación hemos podido capear el temporal y saber esperar tiempos mejores, que ya están llegando. Ahora parece verse la luz al final del túnel y, por fin, tenemos total libertad para hacer lo que más nos gusta: trabajar y dar un gran servicio a nuestros clientes.



Image
© 2014- 2024 Tourism Optimizer Platform. All Rights Reserved.

Please publish modules in offcanvas position.